Lo que ya no fue

D02iMfTVYAA_m2l

El pan nuestro

eucaristia

Es increíble que cuando alguien se empieza a llenar del conocimiento ( y no hablo de seminarios o doctorados o filosofías), sino además, se llena a través de las cosas de la vida, de las experiencias y de los momentos que pasamos en la presencia de Dios también, y es cuando podemos darle un pedacito, una migaja, una partícula del pan del Cielo a los necesitados.

Somos tantos los necesitados, que es mi deseo que siempre haya personas dispuestas a pasar ratitos con Dios para llenarse de pan para comer con nosotros.

Amén.

De otro modo no

Es en las pruebas que tanto nos asustan y afligen, donde llegamos al entendimiento que Dios, en quien confiamos y a quien seguimos, hará todo para nuestro bien y con un propósito no temporal, sino eterno. En este entendimiento decimos “sí” a las pruebas que nos afianzan en la fe y en la certeza de que Dios es bueno. De otro modo no podríamos maravillarnos en esta sabiduría.

Damos gracias a Dios por lo malo también, porque es cuando crecemos y le conocemos.

 

 

images (2)

 

¡Qué tus despertares te despierten!

102A5F9C-F1FD-45B3-BC03-40079AA45D2F

Qué tus despertares, te despierten
Y que, al despertarte, el día que comienza te entusiasme.
Y que jamás se transformen en rutinarios los rayos del Sol que se filtran por tu ventana, en cada nuevo amanecer.
Y que tengas la lucidez de concentrarte y de rescatar lo más positivo de cada persona que se cruce en tu camino.
Y que no te olvides de saborear la comida, detenidamente, aunque “sólo” se trate de pan y agua.
Y que encuentres algún momento durante el día, aunque sea corto y breve, para elevar tu mirada hacia lo Alto y agradecer, por el milagro de la salud, ese misterioso y fantástico equilibrio interno.
Y que logres expresar el amor que sientes por tus seres queridos.
Y que tus abrazos, abracen.
Y que tus besos, besen.
Y que los atardeceres te sorprendan, y que nunca dejen de maravillarte.
Y que llegues cansado y satisfecho al anochecer, por la tarea satisfactoria realizada durante el día.
Y que tu sueño sea calmo, reparador, y sin sobresaltos.
Y que no confundas tu trabajo con tu vida, ni tampoco al valor de las cosas, con su precio.
Y que no te creas más que nadie, porque, sólo los ignorantes desconocen que no somos más que polvo y ceniza.
Y que no te olvides, ni por un instante, que cada segundo de vida es un regalo, un obsequio, y que, si fuésemos realmente valientes, deberíamos bailar y cantar de alegría al tomar conciencia de ello.
Como un pequeñísimo homenaje al misterio de la Vida, que nos acoge, nos abraza y nos bendice. 

Vivir(te) es creerte

foto0105_001

Escribir de ti es vivirte.

Pensar en ti es llevarte dentro de mi corazón, abrazado [abrasado].

Dios pone a la persona que necesitas para continuar el camino y el destino que tienes que cumplir.

La crea.

La cuida.

La hace aparecer cuando menos crees que podría existir, [cuando menos crees que podrías ser digno de vivir algo tan mágico].

Tal vez ahora piensas que esto no es real, que no es verdad. Pero sí lo es. Yo también estuve detrás del monitor leyendo a otra gente que lo afirmaba. También dije “no es para mi”. Se tiene que aprender a esperar por la persona correcta. (En ti, oh Dios, puse todas mis esperanzas, mis anhelos y como siempre, no me defraudaste. Dannos la guianza para que este amor sea fructífero y de bendición para otros).

Cuando te ven una mujer fuerte, por Jallalla Ubuntu

 

fuerte
“Cuando te ven una mujer fuerte piensan que no tienes necesidad de nada ni de nadie, que puedes soportarlo todo, que pase lo que pase, lo superarás, que no te importa ser escuchada, cuidada o mimada.

Cuando te ven una mujer fuerte te buscan sólo para que les ayudes a llevar sus cruces. Te hablan pensando que tú no necesitas ser escuchada.

A una mujer fuerte no se le pregunta si está cansada, si está sufriendo o cayendo, si tiene ansiedad o miedo, lo importante es que ella siempre esté allí: un faro en la niebla o una roca en medio del mar.

A la mujer fuerte no se le perdona nada. Si pierde el control se convierte en débil, si pierde los estribos se transforma en histérica.

Cuando la mujer fuerte falta un minuto se dan cuenta enseguida, pero dan por hecho su presencia, pero la fuerza que se necesita cada día para ser ese tipo de mujer no le importa a nadie.”

Jallala Ubuntu

 

Por todas esas abuelas, madres, hijas, hermanas, tías, sobrinas que llevamos la fortaleza en los momento difíciles en la vida.

Actualización sobre mis gatos

bebechona

En este mes cumpliremos 2 años de haber adoptado a Mía.

Nos cambió la vida, llenó nuestro hogar de mucha alegría, paz y amor, en pocas palabras, parece Navidad todo el año. Sin embargo, mientras el tiempo transcurría fuimos notando que ella necesitaba un compañero ya que pasa períodos largos sola. Casi no jugaba ni se excitaba, se la pasaba comiendo y durmiendo y viendo por una ventana, aburrida.

 

hans
Todo se acomodó y en enero de este año pudimos rescatar de la calle a Hans, un hermoso gato “tuxedo” muy pequeño, como de 8 meses. Luego de estudios en la veterinaria y una valoración de salud, tomamos la decisión de adoptarlo.

Hans es un gato diferente a Mia tanto en edad como en personalidad. Es independiente, juguetón, cazador y acostumbrado poco al contacto humano. Pero Hans no saca las uñas ni muerde jajaja, en cambio, Mia es muy apegada a nosotros, y nos tiene tanta confianza y nos busca mucho, nos demuestra su amor a lengüetazos y arrumacos y un mordisquillo de “estate quieto” cuando ya no quiere que la acaricies.
Les cuento que a Hans tuvimos que esterilizarlo, al igual que Mia fue esterilizada en su momento con su anterior dueño. Tomamos la decisión porque Hans deseaba salir a la calle debido a sus impulsos de reproducción y sufría mucho cada que había alguna gatita en celo en la calle.

El hecho es, que después de varios meses de intentar todo para que se acoplaran y Mia lo aceptara, hubo momentos donde pensábamos que no se llevarían bien nunca, pues Mia le gruñía cada vez que él quería jugar, y se ponía a la defensiva, incluso llegó a pasar por nuestra mente tener que darlo en adopción, y se nos partía el corazón, porque queremos muchísimo a Hans y no queríamos perderlo,  pero insistimos e insistimos, pedimos consejos, compramos Feliway, hicimos de todo, hasta que finalmente, hace poco más de dos semanas, Mia y Hans ¡se han vuelto inseparables!

Juegan, se corretean, comen del mismo plato, usan areneros indistintamente, no hay gruñidos ni peleas y desean estar cerca uno del otro.  Eso nos ha traído mucha tranquilidad, saber que son compañeros y que están bien aún sin supervisión nuestra, e independientemente de sus personalidades gatunas, tan distintas, tan opuestas, encontraron un punto de equilibrio para sobrellevarse y en momentos estar felices (ojalá los humanos aprendiéramos de los animales).

Mia ha estado cada vez más agradecida y nos lo hace sentir cada que puede, está más “regalona”, más relajada, de una forma entiende que todo lo que hacemos es para hacerlos felices y que se sientan amados.

Nuestros gatos no salen de casa. Nunca. No es opción.

No queremos que sean blanco de maltrato o de ataques de otros animales. Esta recomendación de las fundaciones y veterinarias la hemos tomado muy en serio, y ellos al estar esterilizados, ya no hacen por escapar de casa. Lo que sí permitimos es que salgan al patio a tomar sol, aire y ver el cielo, los pájaros, los insectos, que se recuesten juguetonamente, que descubran el resumidero y su olor, que se queden viendo una hormiga subir la pared, que cacen moscas, y luego echados en cualquier parte del patio, que volteen a vernos con su mirada de gratitud y felicidad y entonces, es nuestro mejor momento del día.
ESTE MUNDO (AUN) NO ES PARA LOS GATOS

En días recientes recibimos malas noticias de dos personas que estimamos, dueñas de gatos, en las que alguna persona enferma, retorcida del alma, con el corazón de monstruo, envenenó a sus mascotas nada más porque sí.

He meditado mucho y concluido que los gatos para algunos humanos, son un verdadero reto y confrontación. No cualquiera acepta a un gato, porque un gato es la mascota más difícil de controlar, de amaestrar y de sobajar sin consecuencias.

Sueño con un mundo donde los animales sean respetados. Que el “pecado” específico de haber nacido felino, no sea satanizado ni blanco de odio irracional por cuentos medievales.

Sueño con un mundo donde las mascotas de casa que salen, puedan volver a su hogar sin espuma en el hocico, ni vidrios en sus entrañas, ni ampollas por quemaduras con agua hirviendo, o huesos rotos por patadas y golpes de escoba.

Sueño con un mundo donde los seres humanos, aún desde tierna edad, entiendan que los animales que han sido puestos bajo su dominio, deben ser respetados, amados y comprendidos, así como Dios nos ama, respeta y comprende a pesar de nuestros errores y pecados y no nos ha pagado conforme lo que somos, sino que ha extendido su perdón cada día, hora y minuto.

El día que sepamos darle valor a la vida de un animal, ese día sabremos el inmenso valor de una vida humana.