¡No desistas!

Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir, cuando ofrezca tu camino sólo cuestas qué subir, cuando tengas poco haber pero mucho qué pagar, y precises sonreír aun teniendo que llorar, cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir, descansar acaso debes ¡pero nunca desistir!

Estas palabras me han acompañado a lo largo de mis pruebas y aflicciones.  Nadie dijo que estaríamos exentos de padecer dificultades.   Aprendizaje es la clave.  Tenacidad y Fe sus compañeras.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s