Pensamientos volátiles

Confieso que no soy una mujer de mucha fe.  Tengo algo de fe.  Poca fe. Pero Dios que es multi-sapiente se las arregla de algún modo para que esta cabeza dura que me he moldeado, entienda algunas de Sus verdades.

El único que merece ser amado con todo el corazón es Dios. Su primer mandamiento es amarlo a El con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.  Muchos hemos han pensado que es un precio muy alto; otros, que es un mandato muy egoísta.

Su mandamiento no es egoísta. El sí puede pedir que lo amemos con todo lo que tenemos, pues finalmente El es el único que puede amarnos sin fallar.  Incondicionalmente.  Fielmente.

Nadie más aunque se esfuerce, será infalible.  Somos humanos.  Destinados a la falibilidad. 

Qué descanso conocer a Dios.  Todo puede venirse abajo, desaparecer, fallar, destruirse, no llegar… pero El permanece por sobre todo.

Anuncios

Un comentario en “Pensamientos volátiles

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s