De los malos momentos

Dios nos ha puesto en el camino que Él mismo nos ha trazado, aunque seamos torpes y caigamos vez tras vez, Él en Su sabiduría, grandeza y poder nos mantiene tan cerca del camino aun cuando pensamos que estamos muy lejos y que todo lo que soñamos realizar ya quedó en otro extremo totalmente opuesto a nuestro destino.

Así como Él mismo crea nuestro camino, también creó nuestro cuerpo, es por eso que está hecho para ir hacia adelante; lo mismo y con mayor razón en nuestra mente y en nuestra alma.

No somos eternos, ¿por qué desperdiciar el tiempo como si lo fuéramos? Nos pueden distraer cosas, situaciones, personas que se han colocado estratégicamente para obstaculizar nuestros sueños e interrumpir nuestra paz interior, nuestro corazón. No podemos darnos el lujo de perder el tiempo peleando cada batallita insignificante y quitando nuestra mirada de la meta, del sueño a realizar. Hay que seguir hacia adelante, siempre. 

Si ves a un triunfador, comprobarás que es una persona que se ha levantado tantas veces como se ha caído, ¡y sigue de pie! ¿Qué importa que te hayas caído, qué estés desanimado, que seas ahora desconfiado?  Cuando uno tiene bien claras sus metas y sus valores, es mucho más difícil perder el rumbo.

Por eso siempre hay que pensar, muchas veces en un solo día que, los malos momentos son como el polvo: tú no decides cuando entran, pero sí cuando los barres y sacas fuera.

 Bendiciones, regiomont4na

Anuncios

Un comentario en “De los malos momentos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s