No pierdas tiempo

Cada obstáculo, situación, problema, dolor, logra quitar las escorias y pule nuestra vida para que brille intensamente.

No hay tiempo para quitar la mirada del objetivo.

Besos, regiomont4na

Anuncios

De los malos momentos

Dios nos ha puesto en el camino que Él mismo nos ha trazado, aunque seamos torpes y caigamos vez tras vez, Él en Su sabiduría, grandeza y poder nos mantiene tan cerca del camino aun cuando pensamos que estamos muy lejos y que todo lo que soñamos realizar ya quedó en otro extremo totalmente opuesto a nuestro destino.

Así como Él mismo crea nuestro camino, también creó nuestro cuerpo, es por eso que está hecho para ir hacia adelante; lo mismo y con mayor razón en nuestra mente y en nuestra alma.

No somos eternos, ¿por qué desperdiciar el tiempo como si lo fuéramos? Nos pueden distraer cosas, situaciones, personas que se han colocado estratégicamente para obstaculizar nuestros sueños e interrumpir nuestra paz interior, nuestro corazón. No podemos darnos el lujo de perder el tiempo peleando cada batallita insignificante y quitando nuestra mirada de la meta, del sueño a realizar. Hay que seguir hacia adelante, siempre. 

Si ves a un triunfador, comprobarás que es una persona que se ha levantado tantas veces como se ha caído, ¡y sigue de pie! ¿Qué importa que te hayas caído, qué estés desanimado, que seas ahora desconfiado?  Cuando uno tiene bien claras sus metas y sus valores, es mucho más difícil perder el rumbo.

Por eso siempre hay que pensar, muchas veces en un solo día que, los malos momentos son como el polvo: tú no decides cuando entran, pero sí cuando los barres y sacas fuera.

 Bendiciones, regiomont4na

LA EXPERIENCIA : Tu mejor aliada

La vida nos presenta situaciones, pienso yo, con el fin de hacernos madurar y crecer.  Nos deja entender que hay más cosas buenas que nefastas por las qué vivir. Y cuando parece que ya terminamos la “prueba”, caminamos más confiados y con motivación, pues en nuestro haber existe más conocimiento. 

Sin embargo, la vida siempre quiere enseñarnos la otra faceta de las cosas; así que, de pronto regresa “esa prueba” de antaño, que nos soprende de primeras vistas, para luego dejarnos recordar que hoy  la podemos enfrentar con más ventajas, la experiencia.

No sé si te ha pasado, que intentas hacer tu trabajo, proyecto, acción, digamos,  tu granito de arena en la contribución de la causa en la que te avocas; para ello, empleas tus convicciones  y, sin pensarlo dos veces, encuentras que hay personas  que  intentarán socavar tu obra, mediante críticas destructivas, pronósticos pesimistas o simplemente, críticas sin fundamento…. cuidado.  

 Y pobre de ti si te dejas.

Se cuenta de una leyenda en la que una serpiente quiere comerse a una luciérnaga. Sin ser ésta parte de su alimento natural. La luciérnaga después de huír durante 3 días, hace un alto y encara a la serpiente preguntándole las razones de su acecho y deseo de destrucción.  Es impresionante y muy reveladora la respuesta de la serpiente, simplemente se limitó a contestar:  “Es que no soporto verte brillar”.

Cuando esto te suceda en el camino, no cometas el error de dejar de brillar, continúa siendo tú mismo, continúa y sigue dando lo mejor de ti, enfócate en tus objetivos,  sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte… porque haciendo esto, tu luz  permanecerá intacta.
Tu esencia no se tranformará jamás, pase lo que pase.
Sé siempre auténtico, aunque tu luz moleste a los “predadores”.